Módulo 3 - El miedo

El miedo hoy en dia

Hoy en día en la sociedad en la que vivimos el miedo esta considerado como una emoción negativa. Hay personas que piensan que es algo que hay que eliminar o que el miedo es “malo” o que “es malo sentir miedo”. Incluso podemos encontrar textos donde se asimila el miedo a ser cobarde o se sobrevalora el ser valiente, confundiéndolo peligrosamente con la temeridad.

Algunas formas de tratar el miedo, para mi erróneas, consisten por un lado en intentar eliminar el miedo de la persona y por otro lado en envalentonar al paciente e incitarlo a la acción. Con un mensaje encubierto de: tienes que ignorar tus miedos y lanzarte a actuar.

Esta forma de “intentar” eliminar el miedo, es para mi un método muy agresivo y que a largo plazo no da resultado. Además añaden un miedo adicional que antes no había, el miedo a lanzarse a actuar. Voy a poner un ejemplo sobre esto último:

Muchas veces me encuentro con alumnos que me dicen: yo ya se que tengo miedo a algo, y también se que lo que tengo que hacer es tomar acción, pero no consigo hacerlo… En estas ocasiones me doy cuenta que la propia narrativa del alumno, basada en creencias erróneas sobre el miedo, le hace daño a si mismo, con un auto-mensaje oculto de “desvalorización por no conseguir tomar acción.

Otra típica frase relacionada con el miedo y también con la exigencia, de la que hablaremos mas adelante, es: “Querer es poder”. Esta frase manda un mensaje muy castigador, si no consigues algo, no es porque no puedes, sino porque no quieres. 

Para ver la diferencia entre querer y poder, vamos a utilizar una metáfora.

  • El querer es la gasolina de un coche.
  • El poder es el motor del mismo coche.

 

Quizás en muchas ocasiones será cierto que poner gasolina al coche es garantía de que este se va a mover, pero creer que siempre será así es un error, ya que hay muchos otros factores que entran en juego, tales como el estado interno del vehículo o el estado externo de las carreteras.

Con esta metáfora quiero poner énfasis en que no siempre querer es poder, y el hecho de darle esa veracidad a esta frase, nos va a llevar mucha frustración, a quitarnos valor y a dañar nuestra autoestima cada vez que no logremos aquello que queremos.

El trabajo que realizamos con esta emoción en Descúbrete con el Teatro va en otra dirección muy diferente. Buscamos que tomes al miedo como un aliado, como una señal que te manda tu cuerpo, una llamada a la prudencia, una manera de cuidarte y cuidar a los demás, una forma de auto-respeto. Buscamos que no te enfades cuando tienes miedo, que no te pelees con la sensación y te la quieras quitar de encima. Buscamos que aprendas a sostener el miedo, a hacer cosas con miedo, ya que el miedo siempre va a estar. Lo que depende de ti es aprender a estar con el miedo en vez de huir de el, y eso solo se aprende practicando, exponiéndote poco a poco a el y así ir construyendo una confianza interna.

¿Que es el miedo?

El miedo es una sensación de angustia que se produce cuando aparece una amenaza o un peligro.

Si analizamos el miedo desde un punto de vista energético, el miedo es una emoción que nos lleva a recogernos, a contraernos, a retener, a acumular energía, ante un peligro o una amenaza. El miedo es una retención de un impulso.

Si analizamos el miedo desde un punto de vista de la postura corporal, el miedo hace que uno se achique, se contraiga, que uno se sienta pequeño. 

Si analizamos el miedo desde un punto de vista somático, el miedo se somatiza de diferentes maneras:

  • Una sensación de frío, sobretodo en las extremidades.
  • Una sensación angustia, una opresión en la boca del estómago, o en la garganta, que no nos permite respirar correctamente. Muchas veces utilizamos las metáforas: “tengo un nudo en el estómago” o tengo un nudo en la garganta para describir que tenemos miedo.
  • Temblores en el cuerpo o en las extremidades.

 

El miedo, al igual que todas las emociones, no es ni bueno ni malo. Tiene dos funciones principales:

  • La primera es mostrarnos que no tenemos los recursos suficientes para afrontar una amenaza.
  • La segunda es darnos cuenta de que algo nos puede hacer daño, de que nos podemos hacer daño a nosotros mismos o que le podemos hacer daño a alguien.

 

¿Para que sirve?

El miedo es una emoción que esta relacionada con el futuro, lo que puede pasar, mientras que la tristeza y la culpa por ejemplo están mas relacionadas con el pasado, lo que ya ha pasado. Veamos algunas frases que describen la utilidad del miedo:

  • El miedo esta muy relacionado con la gestión de lo que pienso que va a pasar y con la actitud que tengo ante ello.
  • El miedo sirve para poder gestionar como nos relacionamos con lo desconocido, que mejor ejemplo de lo desconocido que el futuro.
  • El miedo es como una luz roja de un semáforo que nos avisa que debemos cuidar o proteger algo que es importante para nosotros. Ya sea cuidarse uno mismo o a los demás.
  • Aprender a convivir con el miedo nos capacita para aprender a gestionar lo que aparece en el momento presente y lo que la vida nos trae. Aprender a gestionar el miedo nos da confianza.
  • El miedo puede servir como anestesia, nos evita sentir emociones para conseguir lograr algún objetivo. Podemos poner el ejemplo de un soldado, que necesita anestesiar su amor para poder matar, o un emprendedor que necesita anestesiar su cansancio para poder trabajar 12 horas seguidas y levantar su empresa.

¿Como funciona el miedo?

El miedo esta estructurado en 3 fases:

Fase 1: La Amenaza

Fase 2: Sentir miedo

Fase 3: Como reaccionamos ante el miedo

Estas 3 fases se producen de forma consecutiva, mas adelante veremos la importancia de la fase 3 en la gestión del miedo. Os pongo un pequeño ejemplo para diferenciar las fases y entender la reacción.

Estamos en clase de teatro y estamos haciendo un ejercicio individual delante de los compañeros y compañeras, Maria, esta esperando que llegue su turno, a ella no le gusta ser el centro de atención y menos encima del escenario, (La amenaza es el escenario y sentirse observada), esta nerviosa, su respiración es superficial y tiembla, (Esta sintiendo miedo escénico), de forma automática aparece un dialogo interno que le dice: ¡Vas a hacer el ridículo! ¡Se van a reír de ti! ¡Seguro que te pones a llorar! !No vales para esto! ¡Mejor busca una excusa y dile a Ferran que no quieres salir! (Aquí podemos ver la Fase 3, la reacción al miedo, que en este caso es un dialogo interno castigador)

Como os podéis imaginar, el dialogo interno que Maria tiene ante su sensación de miedo va a hacer que su sensación de miedo aumente. Conocer como reaccionamos ante el miedo, es clave para poder aprender a gestionar nuestros miedos, ya que según que tipo de reacción tengamos, esa reacción va a hacer que nuestra sensación de miedo aumente o disminuya.

Los miedos no se pueden eliminar, pero si que podemos aprender a identificar nuestra reacción al miedo y modificarla para poder sostener mejor la sensación de miedo. Veamos en detalle las 3 fases del miedo:

Fase 1: La Amenaza

La sensación de miedo se activa cuando percibimos una amenaza. Cabe recalcar que una amenaza no es de por si algo peligroso para todo el mundo, sino que tiene mucha relación con las capacidades de la persona, o la consciencia de esas capacidades. Os pongo un ejemplo para entenderlo mejor:

  • Imaginaros una persona que no sabe nadar, para esa persona, el mar es una amenaza, ya que no tiene la capacidad suficiente como para no morir si cae al agua.
  • Como ejemplo opuesto, imaginaros un soldado experimentado en salvamento marino, el mar para el no es una amenaza, ya que tiene plenas capacidades para nadar y sobrevivir en el.

Como podéis ver, la amenaza es subjetiva. Y comprender esto puede parecer obvio pero veremos que no lo es cuando tratamos de aprender a gestionar nuestros miedos.

Fase 2: Sentir miedo

Después de percibir una amenaza aparece la sensación de miedo. En apartados anteriores ya hemos hablado de diferentes maneras de sentir el miedo en el cuerpo, (Ver apartado ¿Que es el miedo?) Solemos sentir miedo por algún motivo, veamos a continuación un lista de los miedos mas comunes que me encuentro entre mis alumnos y alumnas en la formación de Descúbrete con el Teatro.

  • Miedo a equivocarme
  • Miedo al rechazo
  • Miedo al abandono
  • Miedo al ridículo
  • Miedo a sentirme solo
  • Miedo a sentirme juzgado
  • Miedo a mostrarme vulnerable
  • Miedo al fracaso
  • Miedo a no sentirme querido

 

Fase 3: Como reaccionamos ante el miedo

Una cosa curiosa que nos pasa a las personas, y que mucha gente desconoce, es que cuando sentimos emociones en general, y especialmente cuando sentimos miedo, es que no solo las sentimos, sino que además reaccionamos con una segunda emoción.

Poniendo un ejemplo: podemos sentir miedo por algo que ha sucedido y a continuación del miedo, podemos sentir vergüenza, rabia o tristeza. Es decir siempre tendremos una doble emoción o doble sensación. Como hemos visto anteriormente en el ejemplo esta segunda emoción puede aumentar o reducir la sensación de miedo.

Veamos primero una lista de diferentes reacciones al miedo:

Reacción emocional al miedo:

  • Vergüenza por que no se note el miedo
  • Miedo al miedo
  • Me enfado conmigo x sentir miedo
  • Me siento impotente x no poder controlar mi miedo
  • Miedo a que mi cuerpo se descontrole:
    • Empiece a temblar
    • Me bloquee
    • Me quede en blanco
    • Rompa a llorar
    • Ganas de huir
    • Me pongo rojo

 

Reacción mental al miedo:

Cómo hemos visto anteriormente en el ejemplo de Maria en clase, ante el miedo puede aparecer también una reacción mental en forma de dialogo interno. Pueden aparecer frases del tipo:

  • No tengas miedo
  • No seas cobarde
  • No pasa nada
  • Venga espabila
  • El miedo es de débiles
  • No vas a poder
  • No vales para esto
  • Se van a reir de ti
  • No la cagues
  • Eres un desastre

 

En otro capítulo de teoría profundizaremos en el dialogo interno, ya que este es causante de parte de nuestro sufrimiento y bloqueo. Aprender a identificar como nos tratamos, y que nos decimos es el punto de partida para cambiar nuestro dialogo interno.

Una mirada diferente

El miedo es una señal que indica que no tenemos los recursos suficientes para afrontar una amenaza o una señal que nos indica que nos podemos hacer daño o generar daño al otro.

Por esta misma razón es importante entender que el miedo no es un problema, sino que es un indicador que hay un problema o que podemos causar daño.

Por lo tanto, es un error pensar que tener miedo es un problema, sino que es una señal de alerta que nos pone en predisposición de solucionar el problema o de cuidarnos o cuidar al otro.

A veces lo difícil identificar que mensaje nos esta mandando el miedo, y por esta razón se necesita un proceso de autoconocimiento basado en la auto-observación durante la experiencia. Vivir nuestros miedos en un lugar seguro, como es el curso, nos va permitir:

  • Identificar nuestros miedos
  • Descubrir aquello que el miedo no quiere mostrar.
  • Aprender a sostener la emoción
  • Identificar como reaccionamos al miedo
  • Identificar que dialogo interno utilizamos cuando tenemos miedo
  • Modificar ese dialogo interno para que reduzca la sensación de miedo en vez de aumentarla.

 

Descubrir nuestros recursos, descubrir que si puedo!

Me encuentro muchas veces en los grupos, personas que tienen un dialogo interno muy castrador, del tipo, yo no se hacer teatro, yo no se improvisar, yo no soy creativo.

Es muy bonito poder ser espectador del momento en que esa persona se da cuenta que si que puede, que si que le gusta el teatro, que si que puede improvisar y que si que es creativo.

Muchas veces no somos conscientes de nuestros recursos, de nuestro potencial y gracias a lanzarnos a la experiencia y poder descubrir que si podemos, nos hace mucho bien.

Me gusta explicar, que a veces nos quedamos enganchados al concepto que tenemos de nosotros mismos, y eso nos impide vivir la realidad y redescubrir en cada momento nuestros recursos. Pongo un par de ejemplos:

  • Me encuentro a personas que se dicen a si mismas que tienen mucha vergüenza, que no les gusta ser el centro de atención, y la sorpresa es enorme cuando salen al escenario y de repente se lo disfrutan muchísimo y brillan un montón.
  • También me encuentro a personas que se dicen a si mismas que no tienen ningún problema en salir al escenario y que las miren, y la sorpresa aparece cuando de repente conectan con el miedo y la inseguridad encima el escenario.

 

No podemos pretender saber como vamos a reaccionar ante algo desconocido, eso nos limita. La propuesta que os hago en Descúbrete con el Teatro es estar abierto al momento presente, a lo que ocurre en cada segundo, a dejarme sentir lo que venga y estar abierto a la vida.

¿Qué significa superar el miedo?

Podemos hablar de dos tipos de miedo, el miedo útil y el miedo inútil.

  • El miedo inútil es aquel que nos bloquea y nos impide vivir la experiencia y aprender de ella.
  • El miedo útil es aquel que nos avisa de que no tenemos los recursos suficientes para afrontar la amenaza o que vamos a hacer daño a alguien, y al mismo tiempo nos permite reaccionar a la experiencia y tomar acción para adaptarnos a la situación que se nos presenta.

Por lo tanto, superar el miedo significa transformar el miedo inútil en miedo útil. Para hacer esto tendremos que poner atención en la fase 3 del miedo: la reacción.

  • Identificar como reaccionamos cuando tenemos miedo tanto a nivel emocional como mental.
  • Identificar cual es nuestro dialogo interno cuando tenemos miedo o cuando reaccionamos emocionalmente al miedo
  • Practicar a cambiar ese dialogo interno como modo de intervención para reducir la sensación de miedo en vez de aumentarla.

Os voy a compartir un último ejemplo:

Recuerdo un día en una charla gratuita donde una alumna me explicaba que tenia miedo a hablar en público. Ella me comentó que lo que le ocurría era que se ponía roja cuando hablaba en público.

Si analizamos este ejemplo con las 3 fases del miedo vemos que:

  • La amenaza es el público
  • El miedo es hablar en público
  • La reacción es ponerse roja

 

Me surgió preguntarle a esa chica, si le daba miedo que la gente le viera ponerse roja en público, y ella me respondió que si. No indagamos mucho mas, ya que estábamos en medio de una charla, pero lo que si pudo constatar la chica, era que el miedo que le dominaba era el miedo a sentirse juzgada si se sonrojaba en público, y ese miedo tenia mas fuerza que el de hablar en público.

Como vemos en este pequeño ejemplo, indagar en la reacción al miedo nos va a dar pistas para conocernos en profundidad y poder superar nuestros miedos.

Posibles vías de trabajo para esta chica podrían ser:

  • Indagar en que juicio concreto tiene miedo que le hagan cuando se sonroja en público
  • Indagar sobre la vivencia somática de sonrojarse en el caso que apareciera en clase.

 

¿Cómo trabajamos el miedo en Descúbrete con el Teatro?

  • Descubrir mis miedos a través de un proceso de Autoconocimiento
  • Compartir mis miedos y darme cuenta que no soy un bicho raro
  • Descubrir como reacciono al miedo a través de una exposición lenta y progresiva en un lugar seguro.
  • Practicar respetando mi ritmo, la exposición al miedo, para ir superándola poco a poco e ir construyendo la confianza