Saltar al contenido

Video curso 12 - ¿Qué me ayuda a sentir confianza y seguridad?

Confiar en uno mismo es tener una consciencia clara de:

– lo que puedo hacer y lo que no

– lo que se me da bien y lo que no

Cuando nos conocemos, sabemos cuales son nuestras fortalezas, nuestras debilidades afrontamos la vida con confianza interna. Cuando nos aparece un reto, sabemos si estamos listos para afrontarlo o si de lo contrario necesitamos desarrollar algunas habilidades para poder superarlo o simplemente necesitamos pedir ayuda. 

Confiar en uno mismo, significa tener fe en nuestras capacidades y conocer nuestros límites.

Veamos una lista de cosas que nos ayudan a tener mas confianza en uno mismo:

Aprender a identificar lo que sentimos, estar conectados con nuestro cuerpo, sabiendo identificar nuestras sensaciones corporales y emociones, nos va a dar una sensación de control, de seguridad y de confianza. 

Pongamos un ejemplo para verlo mas claro:

– Si estoy en una reunión o en un grupo de amigos, y en breve siento que ma a tocar hablar, me empiezo a poner nervioso, me siento bloqueado, me empiezo a decir a mi mismo «ya estoy otra vez», «no valgo para esto», «soy un desastre», lo mas probable es que me bloquee aún mas y no pueda expresarme con claridad. Si por lo contrario, me pongo a respirar, soy capaz de escucharme un poquito, identifico que estoy nervioso y que probablemente tengo miedo, me doy cuenta que tengo miedo a equivocarme o hacer el ridículo, y desde allí acepto que tengo miedo, le doy espacio, y si hace falta lo expreso antes de hablar, (Por ejemplo: disculparme que hoy estoy un poco nervioso) esta identificación, aceptación y expresión de la emoción me va a permitir abrir un espacio para poder gestionar mis emociones, sentirme mas seguro y ganar poco a poco confianza en mi.

Expresar libremente lo que pienso y lo que siento: cuando nos mostramos auténticos, transparentes, cuando nos mostramos como somos, no gastamos energía en ocultar nada y eso nos permite tener la energía disponible para afrontar los retos que nos trae la vida. Cuando reprimimos nuestros pensamientos, cuando bloqueamos nuestras emociones, estamos generando una pelota emocional que nos quita energía, nos desestabiliza y no nos permite conectar con nosotros mismos; en estas situaciones, cualquier situación inesperada va a hacer que nos sintamos inseguros, sin recursos propios para afrontar los problemas o lo que es lo mismo, sin confiar en nosotros mismos.

– Con este punto no me refiero a que tengamos siempre que expresar lo que pensamos o sentimos, sino simplemente darnos cuenta si esa es nuestra tendencia habitual, y descubrir que si empezamos a expresar vamos a ganar seguridad y confianza en uno mismo.

– Cómo decía una famosa terapeuta familiar, Virgina Satir en sus frases sobre como fortalecer la autoestima: «ojalá tuviéramos la libertad de expresar lo que uno piensa y siente, en vez de lo que debería pensar o sentir. 

Estar presente: cuando estamos presentes, estamos conectados con nuestro cuerpo y nuestra respiración, estamos mas tranquilos y nos sentimos con mas confianza para afrontar los problemas de la vida. Al mismo tiempo, estar en contacto con la tierra, sentir que estamos con los pies en el suelo y que este nos sostiene, nos da estabilidad.

– Cuando uno siente miedo, esta nervioso puede utilizar dos técnicas corporales para soltar el miedo y estar mas tranquilo:

1.- Respirar y poner consciencia en la respiración

2.- Dar golpes con los pies en el suelo durante al menos 2 minutos

 

Veamos una lista de cosas que NO ayudan a tener mas confianza en uno mismo:

Exigirnos vs Respetarnos:

– Cuando nos exigimos demasiado, nos damos latigazos, nos hablamos mal, no estamos ayudando a ganar confianza en uno mismo, quizás lo que hacemos es forzarnos para conseguir un objetivo puntual o algo a medio plazo, pero os puedo asegurar que la exigencia no es el camino para construir una confianza solida, sino mas bien lo contrario. 

– Ver como estamos, escucharnos, respirar, respetarnos y tratarnos bien, son cualidades que no solemos cultivar. Me gusta explicar en los cursos, que todos somos expertos en forzarnos para conseguir objetivos o lograr retos (sin entrar en si lo logramos o no), pero no estamos acostumbrados a la otra cara de la moneda, tratarnos con cariño y escucharnos y cuidarnos cuando no estamos en pleno rendimiento.

Pongo un ejemplo de cosas que pasan en el curso:

– A veces en la primera o segunda clase, alguien se siente muy nervioso y decide no hacer un ejercicio, ese acto hay que valorarlo, reconocerlo e incluso felicitarlo, no es fácil decir que no y menos cuando todo el mundo si lo hace. Este es un claro ejemplo de respetarse a uno mismo y quizás ese alumn@ no habrá hecho esa dinámica ese día, y quizás no hace otra en otra ocasión, pero si habrá aprendido a respetar sus limites e ir construyendo la confianza en uno mismo. 

– La exigencia y el forzarnos funciona muy bien cuando estamos a tope de energía, tenemos la autoestima alta y estamos contentos. El problema aparece cuando, estamos con baja energía, no nos valoramos, no nos queremos o estamos tristes, enfadados o con miedo. Es allí donde tratarnos con dureza no funciona y además nos hace sentir peor.

– La propuesta que os hago en Descúbrete con el Teatro es poder tener los dos recursos, forzarnos y apretar y respetarnos y cuidarnos. Poder elegir entre estas dos maneras de actuar frente a un reto. El manejo de estos dos recursos es el que nos va a generar la confianza a largo plazo.

Reprimir mis emociones:

Reprimir lo que siento, no mostrar lo que siento según el contexto, según lo que toca, puede generar lo que le llamo «la mochila emocional». Esta mochila esta cargada de las emociones no expresadas, por lo general, tristeza, enfado y miedo. Esta mochila, cuando esta muy cargada nos hace estar en un estado de piloto automático, desconectados de nuestro cuerpo. Lo mas probable es que cuando la mochila esta llena, cualquier reto, dificultad se nos hace una montaña y la inseguridad aparece de repente. 

Poder llevar una mochila vacía nos permite tener energía disponible para poder gestionar los retos que nos vienen.

Muchas veces en las primeras clases detecto frases del tipo: «no me gusta estar triste», «no me enfado casi nunca», «no me gusta mostrarme vulnerable», «no me gusta que me vean cuando tengo miedo, inseguridad o vergüenza». Estas frases son indicadores que hay una mala gestión de las emociones, normalmente una represión y control de estas. 

La gestión emocional es de vital importancia para sentirse bien con uno mismo además de sentirse mas seguro, y con mas confianza. Por esta razón la gestión de emociones esta muy presente en todo el curso.

Pensar demasiado:

– Poner mucha atención a nuestra actividad mental nos puede generar inseguridad, sobretodo si estamos siempre pensando en lo mal que puede ir, en lo mal que lo pasaré o el monstruo que vendrá. El miedo nos lleva al futuro y nos hace fantasear sobre mil opciones fatídicas. Creernos esas historias, o esas películas que nos montamos, nos puede llevar a sentirnos inseguros o incluso bloquearnos, antes de que ni siquiera suceda nada.  Poner atención a este mecanismo, aprender a respirar en momentos que nuestra cabeza empieza en modo fatalista y conectarnos con nuestro cuerpo nos van a permitir sostener mejor los nervios, la incertidumbre y el miedo. 

– Como norma general, poner la atención en el Aquí y el ahora, y no poner la atención ni en el futuro ni en el pasado nos hará estar mas seguros y confiar mas en nuestras capacidades. Una de las maneras de conectar con el Aquí y el Ahora es prestar atención a nuestro cuerpo, ya sean: sensaciones corporales, emociones o fijar nuestra atención en la respiración.